Este é o blog de Dereitos Civís. Podes visitar a páxina clicando na imaxe

Simboloxías conflictivas

Simboloxías conflictivas

El pasado día 11 de Septiembre se celebró una multitudinaria manifestación en Barcelona con la participación de más de 500.000 personas. La manifestación tenía un marcado carácter identitario y hubo una proliferación de bandera nacionalistas catalanas. La movilización transcurrió con normalidad y practicamente sen incidentes.

Algo que entra en contradicción con lo que ocurre en Galiza donde, por ejemplo, en las fechas del “Día da Patria”, manifestaciones o en los actos deportivos es habitual la retirada de "banderas nacionalistas", que se requisen soportes de banderas o se limite el derecho de circulación por la ostentación de simbología nacionalista o por hablar gallego.

Policías Nacionales requisando "bandeiras da patria" en Ourense el pasado  20 de febrero: https://twitter.com/gzvideos/status/436536070172196864/photo/1
Como bien sabrá el Defensor del Pueblo, el pasado 19 de Junio se prohibió la exhibición de cualquier tipo de simbología republicana por determinadas zonas de Madrid. Según la Delegación del Gobierno se buscaba evitar incidentes por personas que se pudieran molestar por la presencia de la mencionada simbología durante los actos de coronación del Rey. 

No consta que existiera ninguna prohibición similar en Catalunya en relación con la ostentación de la bandera oficial do Estado Español en las calles de Barcelona por si alguien se pudiera molestar por su presencia. Tampoco consta que se requisaran soportes de banderas para evitar su utilización indebida o la retirada de las mismas. Ya no hablemos de limitar la circulación por determinadas zonas de la ciudad por hablar catalán. Y hay que tener en cuenta que los asistentes a manifestación en Catalunya fueron bastantes más que los asistentes a la coronación del Rey.

En Catalunya no solo no se prohibió la simbología "molesta", además se protegió su utilización. Los funcionarios policiales escoltaron una manifestación con simbología del Estado Español y neonazi cargando contra aquellas personas que se mostraron disconformes con esa actividad. 

https://www.youtube.com/watch?v=A9b-AXWHPx0  

La Delegación del Gobierno en Galiza, en relación con el requisado de soportes de banderas, contestó que:

Las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, en el ejercicio de sus funciones, no limitan de ninguna manera la Libertad Ideológica, sino, que, en cumplimiento de lo establecido en la legislación vigente en materia de orden público, adoptan en cada caso las medidas necesarias para proteger la celebración de reuniones o manifestaciones , procurando que no se perturbe la seguridad ciudadana, procediendo en ciertos casos a la ocupación temporal, de armas o de cualesquiera otros objetos susceptibles de ser usados como medios de agresión, si se estima necesario, con objeto de prevenir la comisión de cualquier delito, o cuando se considere que pueda existir peligro para la seguridad de las personas o de las cosas.

Sin embargo el Delegado del Gobierno fue capaz de aclarar porque no se requisan soportes de banderas oficiales del estado. Dato que se solicitó expresamente en la consulta realizada

El Gobierno del Estado remitió la siguiente contestación a una consulta parlamentaria sobre la limitación de simbología gallega en los actos deportivos:

En relación con las preguntas formuladas por Su Señoría se informa que los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actúan de conformidad con las previsiones de la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.
Según tales previsiones, la persona responsable de la coordinación de seguridad en los acontecimientos deportivos (Coordinador de Seguridad) establecerá, atendiendo a las circunstancias concretas de cada evento deportivo, unas pautas a los organizadores de estos eventos (en virtud de los artículos 2.l.b y 6) con la finalidad de que se cumplan las condiciones de acceso y permanencia por parte de los espectadores y evitar cualquier posible alteración de orden público que pudiera menoscabar el normal desarrollo del acontecimiento deportivo.
En el caso concreto a que alude Su Señoría, si bien es cierto que hay banderas o emblemas que no constituyen por si mismos y de forma separada ningún tipo de infracción, cuando se trata de un espectáculo deportivo de masas donde convergen otras circunstancias como pueden ser la rivalidad deportiva o regional de los distintos grupos de aficionados, su exposición puede provocar una reacción adversa y violenta por parte de otros sectores del público.

El “Valedor do Pobo” en relación con la retirada de banderas gallegas en los actos deportivos redactó una extensa recomendación (que adjunto) en la que se afirma que no se debería prohibir la exhibición de la mencionada simbología a menos que el partido fuera declarado de alto riesgo por las autoridades deportivas. En la recomendación se hace alusiones a pronunciamientos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (sentencia Faber  v.  Hungary) y a distintos sentencias del estado.  

La recomendación se envió a la Delegación del Gobierno de Galiza, quien no dio ninguna instrucción a los agentes en relación con la recomendación y siguió dejando a la "discrecionalidad" la decisión de que se pueda introducir o no de terminada simbología que, curiosamente, nunca supone un veto a la simbología oficial del Estado Español.

Por otra parte, al Defensor del Pueblo se le remitió varias quejas por la limitación de la libertad de circulación a ciudadanos por parte de funcionarios policiales por la ostentación de determinada simbología o por una cuestión idiomática durante los días 24 y 25 de Julio de cada año en Santiago de Compostela. Donde también se obliga a prescindir de los soportes de las banderas en determinadas zonas de la ciudad.

En relación con la retirada de soportes de banderas por parte de funcionarios policiales, el pasado 27 de Marzo se presentó queja ante el Defensor del Pueblo en base a los siguientes motivos:

Desde años es habitual que los Cuerpos y Fuerzas de seguridad limiten la circulación de ciudadanos, propongan sanciones o detengan a personas por conflictos generados a raíz del requerimientos de agentes para que se retiren banderas ante la argumentación de que sus suportes son peligrosos.
En la siguiente dirección http://storify.com/dereitoscivis/bandeiras-manifestacion se puede hacer un repaso ilustrativo de casos en los que se retiraron banderas alegando la peligrosidad de sus soportes. En algunos casos incluso se afirmaron que las banderas sirven para ocultar materiales con los que agredir los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad.
Los agentes muestran una predisposición a entender los soportes de las banderas como algo que se puede prohibir por su peligrosidad. Sin embargo los soportes de las banderas no se diferencian en exceso de las llaves de cualquiera ciudadano que s puede usar como un objeto punzante o un bolos que se pude utilizar algo que se puede lanzar.
No consta que exista ninguna prohibición legal sobre los soportes de las banderas (tanto de madera como de PVC). Como tampoco existe ninguna prohibición de llevar llaves o utilizar bolsos. Es algo discrecional y que, como se puede ver en el enlace de storify, en ocasiones criminaliza a aquel que porte los mencionados soportes.

El Defensor del Pueblo contestó que:

El principio general de nuestro Estado es el de libertad, el primero de los valores superiores del ordenamiento jurídico citados en la Constitución (artículo 1º). Esto significa que los ciudadanos pueden realizar cuantas acciones deseen, salvo que estén prohibidas; es la situación opuesta a la de los poderes públicos, que sólo pueden actuar si la ley lo permite. En caso que describe, los ciudadanos no requieren de ninguna ley ni reglamento que les permita hacer algo, salvo que expresamente esté prohibido y se admita la autorización.
Esto es así respecto de banderas y enseñas, que usadas sin peligro pueden considerarse una manifestación de la libertad de expresión. Ciertamente las libertades no son absolutas ni ilimitadas, de modo que la libertad de expresión, por ejemplo con banderas, no ampara atentar contra la seguridad y los derechos de los demás, y éste sería el caso si fueran utilizadas como arma o con peligro de viandantes o de asistentes a actos públicos y casos análogos, en que es imaginable que puedan crearse situaciones de riesgo, incluso involuntariamente.

Más recientemente, durante este mes septiembre, se publicó en distintos medios de comunicación la actuación de funcionarios de la Policía Nacional obligando a la retirada de banderas gallegas en el recorrido de la “Vuelta Ciclista” a su paso por Galiza, mientras a unos pocos metros se exhibían banderas del Estado Español sin ningún tipo de reprimenda o impedimento. La Policía Nacional procedió también a la identificación de más de 20 personas por ese motivo.


Las actuaciones policiales tienen una clara incidencia sobre la libertad ideológica y muestra una clara discriminación pues no consta que se actúe de la misma manera con la simbología estatal.

Quiero insistir en que no consta que en la manifestación realizada el pasado 11 de Septiembre se hiciera ninguna prohibición genérica de exhibir banderas del estado por si se creara situaciones de conflictividad con los manifestantes. Tampoco consta que se requisaran soportes de banderas para evitar que “se atentara contra la seguridad y los derechos de los demás[1].

Hay que recordar que la Delegación del Gobierno de Madrid afirmó que existía sustento legal para limitar la exhibición de simbología republicana durante la investidura del Rey. Algo que daría “cobertura legal” a las actuaciones policiales similares denunciadas repetidamente con anterioridad en relación con simbología nacionalista; con la diferencia que anteriormente se negó que se realizara actuaciones de ese tipo.

Las actuaciones policiales descritas, lejos de evitar posibles altercados, crean confusión y situaciones tensas y de profundo malestar. Crean una profunda inseguridad legal y transmiten la idea de que hay unas simbologías conflictivas y otras no. Que hay ciudadanos de primera y de segunda en lo referente a la libertad ideológica.

No parece justo que un gallego sea identificado y tenga que guardar su bandera gallega mientras a su lado un gallego que exhiba una bandera española no tenga ese problema. No parece justo que se retiren banderas gallegas de los partidos de fútbol cuando no se aplica la misma "precaución" con una bandera española. Resulta discriminatorio que una persona tenga limitada la circulación por determinadas zonas de una ciudad por hablar gallego cuando otros que hablan ingles, francés o castellano no tiene ninguna limitación.

Por todo lo dicho agradecería que el...

Se alguén ten disponibilidade para traducir o texto, rógase que se poña en contacto con dc@dereitoscivis.net

dc: np: